Historias de amor

¡Que lindo retomar esta sección que tanto disfrutamos! Realmente estamos felices de volver a contarles historias de emprendedoras con las que nos hemos ido cruzando en el camino.


Hoy me encantaría que conozcan a Emilia Gualdoni, quién a través de su lente cuenta también historias, pero de esas llenas de amor.

"Llegué a la fotografía casi de casualidad. Soy arquitecta (y muy inquieta!), y como durante el desarrollo de mi tesis cursaba menos materias en la facultad y tenía algo de tiempo libre ... busqué un nuevo hobby. Así fue que me inscribí en la Tecnicatura Superior en Fotografía Digital en La Metro, en Córdoba. Fueron 3 años de formación donde fui desde el fotoperiodismo a la fotografía de moda, pero nada relacionado a los eventos.


¿Y cómo me encuentro con las historias de amor?

No recuerdo muy bien cómo llegué al perfil de Walter Carrera, fotógrafo que es para mí un referente, y algo me llamó la atención en su trabajo. No parecían fotos de casamientos, había algo más. Espontaneidad, emociones, un poco de picardía en sus tomas también.


Y ahí me di cuenta que se podía ser creativo y romper el molde, salir de las típicas y clásicas fotos de boda que tenía en mi cabeza.

Encontré así un mundo nuevo, del cual me enamoré. Un mundo que me permite ser libre, estar en contacto con las emociones más lindas -porque sí, tengo la suerte de trabajar en uno de los días más felices de la gente- tener una oficina móvil que instalo donde necesito, sentir una adrenalina hermosa cada vez que salgo de casa a trabajar, y miles de lindos momentos compartidos con mis novios (así me gusta llamar a mis clientes).


Me fui perfeccionando con talleres específicos de bodas, fui encontrando mi estilo, llegando a los novios que quería llegar, y caminando despacio, pero a paso firme, con el objetivo de poder vivir de la fotografía.


Para mí es importante sentirme parte de cada celebración. Cada pareja es única, y cada historia importa. Por eso pongo el corazón en todo lo que hago.


Mi principal objetivo es que los novios vuelvan a reír y a emocionarse con cada imagen, transportarlos cada vez que las vean a ese momento tan especial. Serán un pedacito de su historia juntos, porque considero que somos los recuerdos que guardamos.

Historias hay miles! Incluso dentro de cada gran historia me encuentro con pequeños fragmentos de otras que también disfruto de guardar.


Me encanta escuchar cómo se conocieron, cómo fue la propuesta, qué proyectos tienen, cómo quieren vivir su día. Siempre trato de que todos esos detalles que me cuentan se reflejen en su registro, que sea lo más fiel a ellos como pareja, a su dinámica.


Amo a los niños en los casamientos, tan espontáneos e impredecibles. Son ideales para seguirlos con la cámara y dejarme sorprender.

Los nervios siempre están, por más relajada que sea la novia, en el momento en que se paran frente al pasillo que las va a llevar a su ceremonia me doy cuenta que respiran hondo, miran a su papá/padrino, los agarran fuerte del brazo y entran a pura emoción. Hasta yo me pongo nerviosa, es la primera vez que se ven, tengo que tener esa magia en mis fotos.


Si hay algo que siempre tengo presente es que tengo que tener los 5 sentidos bien alertas. En momentos puntuales del casamiento no hay segundas oportunidades, si escucho una risa, si veo de fondo algún invitado emocionado, si alguien dice algo por lo bajo que me ponga alerta, todo importa. Saber leer a las personas, saber que si los novios se miran seguro viene después una sonrisa cómplice. Por eso me importa conocerlos, porque me ayuda a esta lectura en su día.

Detalles. Qué importantes son! Lo procesé mejor después de haber vivido mi casamiento. Entendí el tiempo que una novia dedica a elegir su vestido, las flores que van a decorar el lugar, los anillos y miles de cosas más. Todo forma parte de la historia que estoy contando. Además de que amo la decoración! Me puedo pasar un rato largo sacando fotos si la deco de la fiesta se roba mi atención.

Últimamente me encuentro con novios que viven afuera o que están por irse, y siento que esos reencuentros/despedidas que se dan en las celebraciones hacen que mis fotos cobren aún más sentido. Los abrazos son siempre mis favoritos, sentidos, largos, con lágrimas de alegría. Nunca me voy a cansar de registrarlos.


Siempre es una alegría que me inviten a formar parte de un día tan especial, que se sientan identificados con mi mirada, que valoren la fotografía como registro. Que lleguen a mí novios que me consultan disponibilidad incluso sin saber a dónde se van a casar es un mimo enorme! Novios que SI me gusta llamarlos, atentos, respetuosos con mi trabajo, personas que después terminan siendo amigos.


Aprender a llegar a esos “clientes” también es parte del proceso, y lograrlo es muy lo más!

Y ahora es nuestro turno de contarte como conocimos a Emi!


Emi participó activamente de las dos ediciones del Summit 2020. Presenció en vivo los talleres, y también conectamos por el chat! Y a partir de allí, nuestros caminos se cruzaron en más de una oportunidad.


Y sobre su experiencia, Emi nos cuenta:


"Los Summit fueron dos jornadas que me autoregalé, que armé mi espacio en casa y disfruté de principio a fin. Tengo muy presente la charla sobre "experiencia del cliente", la cual me dejó pensando mucho. Cómo lograr emociones que los hagan volver, recomendarnos, tenernos presente. En mi área en especial es un punto clave.


También el estar siempre atento para cuidar cada detalle, cuidar mi marca. Entender y procesar que YO soy mi emprendimiento.


Las charlas de creatividad y mindset también fueron lo más! Muy didácticas e interesantes. Aprender a salir de lo evidente, animarnos a crear, disfrutar del proceso. Pararme y pensar para qué estoy embarcada en este proyecto.


Todos fueron puntos de partida para procesos internos propios que dieron comienzo a algunos cambios y mejoras en mi marca.


Cada recomendación quedaba resonando por varios días hasta que encontraba la forma de aplicarla y direccionar aún más mi emprendimiento hacía los objetivos que tengo.


De verdad un placer haber sido parte!"


¡Gracias gigantes Emi por tu linda energía, por habernos dejarnos ser parte de un pedacito de tu historia, por habernos compartido algunos de esos momentos únicos de los que fuiste testigo!


Nada en la vida es casualidad ... por supuesto nuestros caminos se cruzaron por algo.


¡Gracias infinitas!

Leticia

.

.

.

Fotos bodas by: Emilia Gualdoni

Foto retrato de Emi by: Pau Barcia



10 vistas